lunes, 21 de noviembre de 2011

Galletas de almendra y... nueces o chocolate.

No hay nada mejor que dar con una receta rica y que además no necesite ningún tipo de adaptación para la dieta sin gluten. 



Esta vez, unas galletas de almendra con un toque de canela que se pueden combinar con nueces o con chocolate. En casa desaparecieron rápido, rápido.


Ingredientes

250g de almendras molidas
200g de azúcar glass
1 cucharadita de canela en polvo
3 claras de huevo ligeramente batidas
Opcional: 20grs. de cacao en polvo y/o 50g de nueces picadas.

 Preparación
  • Mezclar bien las almendras con el azúcar. Incorporar la canela y seguir mezclando. Añadir las claras de huevo y seguir mezclando hasta que quede una masa homogénea.
  • Si se desea que la mitad de las galletas tengan cacao y las otras nueces, es el momento de separar la masa en dos partes.
  • En una mitad añadir el cacao y seguir mezclando con la espátula.
  • En la otra mitad incorporar las nueces picadas y mezclar.
  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • En una bandeja de hornear forrada con papel sulfurizado colocar una cucharada de la mezcla para forma cada galleta (Nosotros lo hicimos con una manga pastelera porque la mezcla era muy pegajosa).
  • Hornear de 18 a 20 minutos. Retirarlas con una espátula y dejarlas enfriar en una rejilla.
Para los que ya conocéis los "Ametllats", estas galletas se parecen bastante pero el toque a canela le va que ni pintado.

¡A disfrutarlas!

Nota: En la receta original las galletas son más anchas y planas, y se recomienda utilizarlas como "galletas sandwich" rellenándolas con mermelada de frambuesa, ganaché de chocolate oscuro.... Os dejo el enlace aquí.

Nosotros, como no las rellenamos, hemos pensado que la próxima vez pondremos más cacao en polvo para darle un gusto más intenso a las de chocolate.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

1, 2, 3... EXPERIMENTANDO: Pan Sin Gluten en Panificadora


Esta semana he probado un programa de mi panificadora que no había utilizado nunca y el resultado lo tenéis arriba (Pan sin gluten núm 1). 

Utilicé un programa que está diseñado para panes integrales (que no era el caso) pero pensé ¿Por qué no probar a ver qué pasa?

Salió un pan tan alto (perdió totalmente su forma cuadrada), tan liviano y tan tierno (hasta demasiado y todo) que nos gustó más al día siguiente de haberlo hecho, porque tenía un poco más de "cuerpo".

Se trata exactamente de:
la MISMA RECETA con 3 PROGRAMAS DIFERENTES.

El programa Pan Francés y el programa Pan Integral dejan reposar la masa 3 veces.
Primero hace un reposo de 5 minutos y luego dos más de una hora aprox. cada uno.

¿Cómo es posible que con tan poca diferencia de tiempos entre estos dos programas el resultado sea tan diferente?

INSISTO, probad los diferentes programas de vuestra panificadora.

Bsotes,
Sonia

domingo, 13 de noviembre de 2011

Pan sin gluten en panificadora: CONSEJOS

Sí. Al final acabé comprando una panificadora.

Y después de 3 meses probando panes y tirando harina de todo tipo mi Solete me convenció.

Me dijo que quizás era hora de probar un pan con una harina panificable ya preparada (es que yo soy de las que mezclan y mezclan harinas) para ver que tal quedaba en la panificadora, su aspecto, textura, color, sabor...  y a partir de ahí ya podría tener una idea más concreta de como tenía que quedar una masa de pan sin gluten para que fuera "comestible".

Y la verdad es que después de tantos fracasos no tenía nada que perder así es que cogí una receta sencilla y probé
la MISMA RECETA con 2 PROGRAMAS DIFERENTES de la panificadora y esto fue lo que pasó.

12

Yo me dedicaba a hacer todos mis panes con el programa "pan sin gluten", de la panificadora, que digo yo, que para algo está. Pues... OH, SORPRESA!!!! el pan con mejor aspecto salió con un programa que duraba mucho más tiempo.

Hasta ahora pensaba que mis mezclas no salían bien porque no eran adecuadas. Ahora veo (más vale tarde que nunca) que una misma receta hecha con dos programas diferentes da resultados bastante diferentes.

Os explico:

El pan número 1 está hecho con un programa que dura 3h 39' que en mi panificadora se llama Pan Francés.
El pan número 2 está hecho con el programa de Pan Sin Gluten, que dura 2h 20'.

Y yo me pregunto... ¿Por qué el mejor pan NO es el del programa específico para Pan Sin gluten??

Misterio sin resolver.

Lo que sí os puedo decir, es que la diferencia básica entre los dos panes está en que el pan número 1 leva dos veces (aproximadamente 1h cada vez), mientras que el pan número 2 sólo hace un levado.

Así es que después de esto... RECOMIENDO:
  1. Conoce tu panificadora. Si es necesario prueba las mismas recetas en varios programas antes de tirar la toalla.
  2. Añade los ingredientes en el orden que indica tu panificadora (primero líquidos y después solidos o al revés).
  3. Mira que la levadura no entre en contacto directo con la sal.
  4. Observa el proceso de amasado. Quizás haga falta que durante este proceso la ayudes con una espátula de silicona para que no queden restos de harina sin mezclarse en las paredes de la cubeta de la panificadora.
  5. Utiliza los ingredientes a temperatura ambiente.
  6. Si utilizas más de una harina, mézclalas y tamízalas antes de ponerlas en la panificadora.
  7. Una vez hecho el pan, sácalo lo más rápido posible de la panificadora porque si se enfría dentro es muy posible que luego te cueste mucho sacarlo.

Ah... no os penséis que me voy a dar por vencida. El programa sin gluten tiene que servir para algo o sea que yo continuaré haciendo experimentos con otros tipos de harina a ver qué pasa y ya os contaré.

Por cierto, la receta de este pan, que quedó realmente esponjoso y sin leche ni huevos, la saqué de la web de Shär, aunque cambié algunos ingredientes (no lo pude evitar, y eso que me había propuesto seguir la receta al pie de la letra).

Ingredientes:

350g de agua
4 g de sal
20 g aceite de oliva
10g de sirope de ágave
350 g de Schär Mix Pan
1 sobre de levadura seca de panadería

Elaboración:

Se ponen todos los ingredientes en la panificadora en el orden en que aparecen arriba.
Se selecciona el programa y ya está.

Nota: en la receta original hay 5g de sal, 20g de mantequilla (en lugar de aceite) y 20 de miel (en lugar de ágave)


ENLACES RELACIONADOS:

PAN FÁCIL en panificadora: Sin gluten, sin huevo, sin lácteos 
(El mejor que he probado hasta ahora)

Pan con uvas pasas y nueces: Sin gluten, sin huevo, sin lácteos
6 panes con sólo 1 cubito de levadura fresca prensada

3, 2, 1 experimentado: pan sin gluten en panificadora

jueves, 10 de noviembre de 2011

Sobre la HARINA DE ALTRAMUZ...

Hace un poquito más de un mes decidí hacer harina de altramuz casera.

Lo hice porque después de haber leído sobre sus maravillosas propiedades, que la llevan a ser un muy buen sustituto de la soja,  no la encontré a la venta sin que estuviera exenta de trazas de gluten.
No se si os podéis imaginar lo contenta que me puse con mi harina casera para poder hacer mis inventos en la cocina.

El caso es que durante estas dos últimas semanas no he tenido tiempo para dedicarle y dejé la harina que me quedaba en un envase de plástico, dentro de un armario.

Ayer quise hacer otra prueba con la harina y cuando abro el recipiente que la contiene... me dio un ¡terrible olor a rancio! Con lo beneficiosos que son sus ácidos grasos insaturados para el corazón y lo malos que resultan para conservar la harina (son los culpables de que la harina enrancie).
Y yo maldiciendo y exclamando... ¡Nooooooooo!
Y es que, no es que sea complicado hacer la harina pero es que el ruido que hace cuando se tritura en el Thermomix es ¡realmente horrible!

Bueno, sea como sea no me doy por vencida y después de buscar información sobre la conservación de la harina me he vuelto a poner manos a la obra.

Ya tengo mis altramuces casi secos. La otra vez lo hice a temperatura ambiente, pero ahora con este tiempo lluvioso cuesta más y se nos ha ocurrido meterlos dentro de la nevera, que es no-frost y todo lo que se queda destapado se seca. Aunque ahora que lo pienso, quizás si pongo los altramuces dentro del horno con la función ventilador y a 35 grados seguro que se secan antes ¿no?

Busqué en internet maneras de conservar la harina y la verdad es que encontré poca cosa.

Yo voy a probar con lo siguiente:
  • Conservarla en un recipiente hermético con una hoja de laurel dentro (No sé si funcionará pero he leído por ahí que eso mantiene la harina fresca, que no se pone rancia y no le salen bichitos).
  • Conservarla en un envase cerrado dentro de la nevera (Por aquello de que es un lugar fresco).
  • Y la última : voy a probar a congelarla!!!!!
No se si alguna de estas cosas funcionará pero cuando tenga la cantidad suficiente de altramuces secos (estoy en ello) empiezo mi experimentación y ya os cuento ¿ok?

viernes, 4 de noviembre de 2011

Yo tenía unas cucharillas medidoras...

¿Por qué todo tiene que ser tan complicado?

Resulta que yo tenía unas cucharillas medidoras y hasta hace bien poquito no me puse a comprobar si realmente medían lo que tenían que medir (que si 1/2 cucharadita, 1/4 de cucharadita...) y... oh!! sorpresa o mejor dicho... oh"" disgusto!! 

A ver, 1 cucharadita = 7ml?? NOOOOOO    o al menos yo creo que no, porque un día entré en una tienda donde había 4 o 5 tipos de cucharillas medidoras y ninguna tenía esas cantidades en ml.

Así es que me decidí y compré unas CUCHARILLAS MEDIDORAS "ESTÁNDAR" en las que las medidas eran:

1 tbsp (cucharada) = 15ml
1 tsp  (cucharadita) = 5ml
1/2 tsp  =2,5ml
1/4 tsp = 1,25 ml

Bueno, a lo que iba, he estado revisando el blog y la única receta que se ve afectada es la del pan aromático con sabor a romero que ya he modificado.

Si alguien intentó hacerla y no le salió.... lo siento, en serio. Pero... ¿Por qué venden cucharillas con el mismo nombre y diferentes capacidades?

miércoles, 2 de noviembre de 2011

¿No es eso lo que comen los pajaritos?

No hace mucho hice unas galletas integrales sin gluten y sin huevo que llevaban harina de mijo.

Nos gustaron tanto que las llevé a casa de mis tíos para que las probaran.

Cuando dije que las galletas tenían harina de mijo mi abuela dijo: ¿Pero no es eso lo que comen los pajaritos?

Pues sí, y de no ser por mi intolerancia al gluten jamás lo hubiera consumido ni disfrutado de sus propiedades.

Uno de los beneficios de ser celiaca (que alguno tenía que tener),  es que una acaba descubriendo cosas sobre alimentación que de no ser por la intolerancia al gluten jamás habría aprendido y que resultan muy beneficiosas para la salud, como por ejemplo, la utilización de la harina de mijo en los panes, galletas... 

Parece ser que el mijo es uno de los cereales que más hierro y magnesio aportan y además tienen un alto contenido en en vitaminas B1, B2 y B9.  Un consumo de 60 gramos de mijo aporta el 40% de las necesidades diarias de hierro y el 30% de las de magnesio.


Eso sí, a pesar de todos estos beneficios (que no son pocos) no se debe utilizar como único cereal en la dieta porque su contenido en vitamina B3 es bajo.


A tener en cuenta...

  •  Ayuda a combatir la anemia y los clamabres musculares.
  • Es un excelente remedio para fortalecer la piel, el cabello, las uñas y los dientes.
  • Su consumo ayuda a quienes padecen estrés o debilidad.
  • Está muy recomendado para mujeres embarazadas y en periodo de lactancia por su gran aporte de hierro.

En la cocina...
  •  Tiene un sabor suave.
  • Debido a que es un cereal muy energético, es muy recomendado incluirlo en el desayuno junto con el muesli o en algún licuado con frutas.
  • En primavera y verano lo recomendable es acompañarlo con ensaladas frescas.
  • Usarlo es muy fácil, pues tiene los mismos usos que el resto de granos integrales. Si vas a usarlo, procura remojarlo antes para que se ablande.
Fuente de la información aquí y aquí
Fuente de la foto aquí

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...