domingo, 17 de febrero de 2013

"Galletas Consorte" (sin maíz, sin huevo, sin lácteos, sin cacao y sin gluten)

No te das cuenta de lo metidos que están los huevos y los lácteos en la dieta  hasta que te ves obligada a sacarlos de ella y entonces te preguntas ¿Se puede hacer alguna receta de repostería sin alguno de estos ingredientes?

Pues... es difícil, pero al menos en bizcochos y galletas, se puede y quedan ricas.

 
Recuerdo que cuando empecé a mirar recetas por internet, cada vez que veía una con más de 2 tipos de harina pensaba...¡Buff  que rollo! y se me quitaban las ganas de intentar elaborarlas.

Pues bien, ahora me doy cuenta de lo importantísimo que es mezclar diferentes harinas para conseguir un sabor y una textura lo más agradable posible.

¿Por qué "Galletas Consorte"? Pues... porque éstas son especiales para él, mi consorte, que es el que ahora tiene seguir una dieta bastante más complicada. Para mi, con un "sin gluten" tengo suficiente. 

Con estas galletas podemos volver a compartir sin ningún problema :)

Ingredientes (para unas 35 galletas)

100g de almidón de tapioca dulce (Yoki)
60g de harina de algarroba
20g de harina de garbanzo
20g de harina de mijo
1 cucharadita de levadura química para repostería
80g de azúcar vainillado
60g de aceite de oliva (sabor suave)
70g de agua

Elaboración

  1. Se precalienta el horno a 180ºC.
  2. Se mezclan y tamizan las harinas y la levadura. 
  3. Se añade el azúcar y se mezcla otra vez.
  4. Se incorporan los líquidos y se remueve con una espátula hasta que se pueda dar forma con las manos.
  5. Con la ayuda de un rodillo, se extiende la masa en una superficie plana con un poco de aceite para que no se pegue la masa.
  6. Se elige el cortador de galletas y se va marcando la forma de las galletas en la masa.
  7. Se colocan en una bandeja de horno (con papel de hornear).
  8. Se hornean durante 15 minutos.
IMPORTANTE: Cuando salen del horno tienen que estar un poco blanditas porque cuando se enfrían se endurecen y quedan cruijientitas.Si se dejan demasiado tiempo en el horno luego se quedarán muy duras.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Almidón: yuca, patata, maíz

Después de los últimos sucesos, vuelvo a estar en fase de experimentación en la cocina.
No puedo usar maíz y en muchas ocasiones he visto y leído que se puede sustituir por almidón de yuca o patata.

Sinceramente la yuca y yo no nos llevamos nada bien. Siempre que la he utilizado en la elaboración de panes han acabado "gomosos" y apelmazados (algún día tendría que publicar mis desastres, que no son pocos).

Así que al final me he decidido a hacer un experimento sencillo: ver como se comportan estos almidones (naturalmente sin gluten) al mezclarlos con agua.

Éste es el resultado de mezclar una cucharada de almidón con una cucharadita de agua (a 21ºC).

Sí, tres texturas totalmente diferentes.

La primera, de almidón de yuca, queda como si fuera arena.
La segunda, de fécula de patata, queda granulada pero con grumos más grandes.
La tercera, de almidón de maíz..... "tiene trampa".  Aparentemente se ve líquida, sin grumos pero mirad lo que ocurre si pasa de estar en reposo a agitarse fuertemente...

Pasa de estar líquida a estar espesa y dura. Si dejas de agitar vuelve a su estado más líquido en pocos segundos.

¿Y qué tiene que ver esto con la elaboración del pan?

Pues... sinceramente, no lo sé. Pero si los 3 almidones reaccionan totalmente diferente mezclados con agua a temperatura ambiente ¿No reaccionarán también de manera diferente en temperaturas elevadas (cocción de pan)? No necesariamente, supongo, pero habrá que comprobarlo.


Hasta la fecha he sustituido el almidón de maíz por la fécula de patata sin problemas (principalmente en repostería) pero no me ha pasado lo mismo con la yuca (mandioca). El sabor que le da a las preparaciones es diferente, así como la textura.
Entonces, las cantidades utilizadas en la sustitución de el almidón de maíz y el de patata por yuca... ¿No pueden ser exactamente las mismas? ¿No?

Bueno, hoy no me lio más que es muy probable que todo esto ya lo sepáis.

Lástima que el camino de la experimentación sea tan larrrrrrrrrgo. ¡Hay tantas variables en la elaboración de un pan! Temperatura, humedad, combinación de ingredientes, cocción...   Entre otras cosas se necesita paciencia, tiempo y dinero ¿A alguien le sobra algo de eso?

sábado, 2 de febrero de 2013

Bizcocho de harina de algarroba calabacín



Bizcocho de harina de algarroba y calabacín, por supuesto sin gluten y además... sin maíz, sin huevo y sin lácteos.



Ingredientes

200g de calabacín crudo
100g de aceite de oliva sabor suave

150g de azúcar vainillado

50g de harina de arroz
70g de fécula de patata
30g de harina de trigo sarraceno
50g de harina de algarroba

1 sobre de levadura química para repostería.

Elaboración

  • Se precalienta el horno a 180ºC, función ventilador.
  • Lavamos el calabacín y lo trituramos (a mi me quedó como se ve en la foto).
  • Se mezclan todos los ingredientes secos en un cuenco (harinas, azúcar y levadura).
  • A los ingredientes que acabamos de mezclar se le añade el calabacín y el aceite y se mezcla todo bien (se verán los grumitos del calabacín pero no importa).
  • Se pone toda la masa en el recipiente elegido para meterlo en el horno. En este caso, como el molde era de silicona no necesité hacer nada pero si utilizáis otro tipo de bandejas pues hay que prepararlas antes untándolas de aceite o poniendo papel de hornear...
  • Se hornea durante 20-25 minutos y se deja enfriar.

Elaboración con Thermomix
  • Se precalienta el horno a 180ºC, función ventilador.
  • Se pone el calabacín 3 segundos a velocidad 5. Se bajan los restos de las paredes del vaso si hace falta.
  • Se añaden el aceite y luego los ingredientes secos previamente mezclados.
  • Se programa 30 segundos a velocidad 4.
  • Se pone en el molde y se hornea durante 20-25 minutos.

DEBO DECIR que los invitados que teníamos en casa, que lo probaron sin saber absolutamente nada de los ingredientes dijeron que estaba bueno pero que encontraban "algo" que no les era conocido. Pensaron también que era de chocolate.

A mi me sorprendió que quedara tan esponjoso pero, sinceramente, como el sabor del chocolate, no hay nada.

Si no podéis tomar leche, ni huevo, ni gluten, pero sí cacao... os recomiendo que sustituyáis la harina de algarroba por chocolate en polvo y añadáis un poco más de azúcar, porque el cacao es más amargo que la algarroba.

Si por el contrario el cacao está prohibido para vosotros, desde luego la algarroba es una muy buena alternativa.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...