miércoles, 21 de mayo de 2014

¡Orden! ¿Todos a la vez? Nooooooooo...

¡Qué rápido pasa el tiempo! Tanto que casi me da vértigo pensarlo.

El 27 de Mayo es mi aniversario, mi aniversario como celíaca. ¡Cuatro años hace ya! Los mismos que tiene mi pequeña. 

Sí, sí, lo sé. Es el mismo día de la celebración del Día Nacional del Celíaco. ¡Cosas que pasan!

Ese día me dieron el alta en el hospital con mi diagnóstico, después de pasar más de dos semanas ingresada sin que nadie supiera lo que me pasaba.

Afortunadamente desde entonces hasta ahora han pasado muchas cosas. He aprendido a llevar la dieta y a elaborar recetas que antes de mi diagnóstico ni me había planteado hacer.

Aunque debo reconocer que todavía me muero por poder salir y pararme en cualquier sitio a tomar unas tapas, a comer... Sí, ese es mi "lado oscuro", no poder improvisar es lo que llevo peor. ¿Qué le vamos a hacer?

Todo cambia cuando se hace una celebración en casa. Entonces, compartir es un placer. Para mi y para los demás.

Lo mejor para poder compartir con seguridad es que todos los productos que se comparten estén exentos de gluten.

Si no es así, unas manos que vayan de una bolsa con snacks de trigo a otra que esté extenta de gluten, te puede originar un fuerte dolor de barriga y estropear el día.

El domingo pasado, como en otras muchas ocasiones, compartimos paella. Pero mientras se cocinaba los estómagos empezaban a hacer ya sus ruiditos así que aprovechamos para hacer unos aperitivos.

En esta ocasión decidimos probar los Snatt's de Grefusa, que tan amablemente me hicieron llegar hace unos días. En este caso eran los Natuchips con aceite de oliva y sal marina, sin gluten, por supuesto.¡Realmente volaron!

¡Un poquito de orden! 
¿No veis que todos a la vez no podéis?

 Mejor en un plato.
 
 

 ¡Grandes y pequeños... Todos a probar! 


 
Es importante que elijáis bien los Snatt's antes de empezar a compartirlos, porque no todos son sin gluten. 

Otras variedades de Snatt's sin gluten que hemos probado en casa han sido:

- Natuchips Barbacoa
- Natuchips Tomate, queso y orégano


Por cierto... os dejo también foto de la paella.
Ésta era para 18 personas, aunque tengo que decir finalmente sólo pudimos asistir 16 y... los dos que no vinieron casi se quedan sin Tupper!! NO SOBRÓ prácticamente NADA DE PAELLA!

martes, 6 de mayo de 2014

Acertar...


¿Cuántas veces os ha pasado que llegáis a un sitio catalogado como "sin gluten" y no tienen ni pan?

¿Cuántas veces aún teniendo pan, tan sólo tienes uno o dos platos a escoger?

No sé vosotros, pero yo os puedo asegurar que en bastantes ocasiones he ido a parar a hoteles y/o restaurantes, arrastrando conmigo a toda mi familia (sin que ellos, puedan elegir sitio porque tiene que ser uno apto para mi..) y luego todo ha resultado ser un desastre.

Por eso desde que me diagnosticaron celiaquía, hace ya casi 4 años, buscar un sitio para ir a pasar unos días se ha convertido en algo estresante para mi.



Tengo que decir que en esta ocasión todo ha sido diferente.


Hace unos días estuve en un pueblo de la Costa Dorada llamado Cambrils, en la provincia de Tarragona, disfrutando del buen tiempo y la inmejorable compañía de mi familia.

No puedo negar que nos costó decidir en que lugar nos íbamos a hospedar. Al final, nos decidimos por el Hotel Mónica.


Curiosamente en ningún sitio lo encontramos anunciado como "hotel apto para celíacos" pero al hablar con ellos por teléfono nos informaron de que no había ningún problema con el tema del gluten. Así que reservamos habitación en régimen de media pensión, para intentar asegurar como mínimo, la cena sin gluten.

Así que esta vez, confiamos en ellos y nos dirigimos hacia el hotel.

¿Qué pasó?

Pues pasó lo mejor que podía pasar.
Llega el turno de cena y directamente sale el jefe de cocina a indicarme qué podía comer y qué  no.
Sinceramente, desde mi diagnóstico, no es que me guste demasiado comer de buffet porque nunca sabes quien toca el qué y con que utensilios, pero...

Lo mejor fue lo que sigue:

El primer día todo era apto menos dos platos, y a pesar de ello David, el jefe de cocina insistía en que  si no me convencía o no me apetecía nada del buffet, él me cocinaba un pescado fresco que le acaba de llegar, unas patatas o lo que yo quisiera.

No os penséis que lo decía con la boca pequeña, que no.

No os podéis imaginar con la tranquilidad que pude disfrutar de la comida en esta ocasión, tanto que no tengo palabras para agradecer lo bien y lo segura que me sentí comiendo allí.

Está claro que las instalaciones del sitio donde uno se hospeda son importantes, pero la tranquilidad de saber que allí no te vas a contaminar y no sólo eso, sinó que encima vas a poder disfrutar de la comida... Eso es lo mejor.

Gracias al personal del Hotel, principalmente a David, el jefe de cocina y a Janina, la camarera, que nos atendió con la mejor de las sonrisas y su mejor buen hacer.

Sin duda, un hotel totalmente recomendado para las personas intolerantes al gluten.
Si pasáis por Cambrils no lo dudéis, el Hotel Mónica será una muy buena opción, además está al ladito de la playa!!!

¡Vamos, que podéis ir toalla en mano sin preocuparos de nada más!



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...